Aquí les va otro clip de una canción con la q me identifico mucho #VasosDeBarro
#Ilumina #Julio25

1 minuto de la canción No Me Iré, del nuevo disco ILUMINA (Lanzamiento 25 de Julio en alientoinc.com, iTunes, Amazon)

Aquí estaré enseñando durante la semana.  Más adelante estaré publicando algunas de mis notas.

Aquí estaré enseñando durante la semana.  Más adelante estaré publicando algunas de mis notas.

Los viajes ilustran

Ahí Voy!

Esta cuenta de Tumblr la había dejado medio abandonada. Me he hecho el firme propósito de escribir aquí más seguido. Muchas gracias a los que me están siguiendo en este medio, por pensar que tengo algo que decir que les puede ayudar o inspirar. Espero poder compartir con ustedes en los próximos días cosas que sean relevantes y de provecho. Buen dia!

Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Mas en la multitud de consejeros se afirman. — Proverbios 15:22
Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. (Romanos 1:2)
(Esta foto la tomé a casi 10,000 pies sobre el nivel del mar en Avon, Colorado)

Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. (Romanos 1:2)

(Esta foto la tomé a casi 10,000 pies sobre el nivel del mar en Avon, Colorado)

No hay gente inútil sino mal ubicada. — MB

Recupera Tu Enfoque

Imagina que has sido invitado a visitar una fábrica de herramientas. Por un lado se fabrican martillos, por otro, destornilladores, y más allá están terminando unas pinzas. Si recorres cada línea de producción encontrarás que todas las herramientas se originan en las mesas de trabajo de un grupo de ingenieros que las diseñan con especificaciones exactas para hacerlas útiles y funcionales.

Sin embargo, ¿has tratado alguna vez de aflojar un tornillo con unas pinzas, o de atornillarlo con un martillo? Yo sí, y te aseguro que es una de las experiencias mecánicas más frustrantes que he tenido, no porque la herramienta que estaba usando haya sido inútil en sí misma, sino porque la estaba utilizando para un propósito para el cual no fue diseñada.

¿Sera por eso que no estoy viendo los resultados que desearía ver en mi vida personal, familiar y profesional?

La Ley de Pareto dice que, en general, el 80% de nuestros esfuerzos producen el 20% de nuestros resultados, mientras que el 20% de nuestros esfuerzos producen el 80% de nuestros resultados.  Aunque esta ley no se aplica a todos, puede ser la evidencia de una perdida de enfoque que resulta en la siguiente ecuación:

mucho esfuerzo + pocos resultados = frustración y desanimo

Alguien dijo: “No hay gente tonta, sino mal ubicada” Y yo añadiría “no hay gente inútil, sino mal posicionada” y “no hay gente sin propósito, sino gente sin visión”

¿Cual es la solución? ¡Recupera tu enfoque!

Muchos han definido el termino Visión con conceptos tales como Dirección, Propósito, Objetivo. Yo prefiero las definiciones simples: Visión es la capacidad de ver lo que está delante de nosotros.  Tener visión es poder ver. Cuando perdemos el enfoque, dejamos de ver en la dirección correcta, y por tanto dejamos de dar pasos específicos en la dirección que el Espíritu de Dios nos quiere llevar.

Ahora imagina el siguiente escenario: Estas ocupado en tu oficio, trabajando o estudiando como lo haces diariamente, y de repente se te aparece Jesús y te dice “Sigueme”.  Acto seguido, se da la media vuelta y comienza a caminar.

¿Qué harías? ¿Cómo responderías a este desafío?

Eso fue lo que le ocurrió a un hombre llamado Levi, quien se encontraba sentado en la mesa de los tributos.  Era cobrador de impuestos, a quien algunos temían, y muchos odiaban.  Pero Jesús no vio su condición u oficio como un impedimiento, pues conocía el corazón hambriento de este hombre; hambriento de cambios, hambriento de propósito.

Jesús salió y vio a un publicano llamado Leví, sentado en el lugar de los tributos públicos. Y le dijo: ¡Sígueme!  El, dejándolo todo, se levantó y le siguió. (Mt 5:27,28) 

Quizás Dios no esta demandando un cambio drástico en tus ocupaciones diarias como en el caso de este hombre.  Muy probablemente no te esta diciendo “déjalo todo”, pero definitivamente te quiere hablar acerca de un reordenamiento de prioridades en tu vida. Te está diciendo: “Recupera tu enfoque”

Me impresiona la oración que hizo Jesús en Juan 17:4.  Le dijo al Padre: Yo te he glorificado en la tierra, he acabado la obra que me diste que hiciese. (RVA)

Medita por unos momentos en lo que dijo Jesús.  ¿No te parece asombroso que habiendo aun tantas necesidades en Israel (tantos ciegos, cojos, y endemoniados) Jesús haya hecho esa declaración?  Sin embargo lo dijo porque sabia que había cumplido cabalmente con la misión que el Padre le había encomendado.  Él dijo: “He acabado la obra que me diste que hiciese.” ¡Que impresionante demostración de enfoque! Cada una de sus actividades había estado en perfecta armonía con el plan de acción que su Padre le había dado, por lo que cada esfuerzo de su ministerio lo acercó a la meta, al premio del Supremo Llamamiento de Dios.

Házte la siguiente pregunta: ¿Estoy convencido de que la obra que estoy realizando la he recibido de Dios?  Y no me refiero únicamente a tu servicio cristiano, sino a cada actividad que realizas en tu vida diaria.

¿Será posible que estoy invirtiendo mucho tiempo, dinero y esfuerzo en cosas que no concuerdan con los planes de Dios para mi, cosas para las cuales no fui diseñado y que me distraen de mi propósito verdadero? ¿Será esa la razón por la que no he encontrado una verdadera satisfaccion y contentamiento en el corazon?

Dios siempre nos provee oportunidades para reordenar nuestro enfoque.  Pídele que te llene con su Espíritu, que abra los ojos de tu entendimiento y que guíe tus pasos hacia la vocación para la que Él te llamó.

  • Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está por delante, prosigo a la meta hacia el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. (Filipenses 3:13-14)

Marco A Barrientos